lunes, enero 05, 2009

RACHEL SE VA DE VIAJE de Marian Keyes

Incapaz de acabar el libro de la Tamaro, y disfrutando como una enana con la Marian Keyes.

Chica, no sé que tienen sus libros, que me devuelven el optimismo vital, que no es poco en estos tiempos que corren. Me lo he pasado muy bien con este libro... pese a lo que piense Espido Freire de la misma. Será que me estoy haciendo adulta, si me da igual que una buena escritora (no he leido nada suyo, pero parece ser que lo es), considere que algo que a mí me gusta es "bazofia". Aunque no utiliza esta palabra, la verdad sea dicha. (en el link de arriba, está su web, donde expresa su opinión). Lo que más me ha chocado es que dice que mienten. ¿Alguien lo duda? Creo que también van a acusar a Crichton, a Cook, a Grishman de que en sus novelas mienten. Anda, pero dentro de este saco, además de los autores de bestsellers, también entran los clásicos, Dickens, Tolstoi, Dostoievsky. Ahhhh!!!... el Quijote también...

Me ha gustado, pero hay niveles, y yo nunca metería en el mismo saco a la Keyes que a mis amados, queridos y adorados (pese a los misóginos y medio locos que estaban) rusos. Y aunque con el Quijote, me río, y cada x tiempo, siento nostalgía y releo algún capítulo tampoco lo pondría junto a la Keyes.

También acusa a estos libros de su bajísimo nivel, es algo que no voy a negar. Esto no lo sé, porque no soy crítica literaria. Sin embargo, he de reconocer que no hay que buscar ni una sola palabra en el diccionario, las frases no son complicadas, y se lee echando virutas. Si por eso entiende literatura de bajísimo nivel, tiene razón. Claro que entonces todos los creadores de bestseller lo son, Crichton, Cook, Grishman, el del código da Vinci, Nora Roberts...

Lo que no entiendo es algo que ya he leído en algunos sitios, y es el que en España siempre se ha tratado mal a la novela del gran público/bestsellers españoles. (Corín Tellado en el caso de las novelas de amor, Marcial Lafuente Estefanía en el caso de las novelas del oeste y tantos otros). Creo que si aparece alguna Marian Keyes a la española, mas vale que se cambie el nombre (como Nicholas Wilcox) y haga creer que es inglesa (como con los tebeos de Esther).

Ahora sí, voy al libro. Nos cuenta el viaje que realiza la protagonista Rachel, no sólo de Nueva York a Irlanda, sino fundamentalmente el viaje interior que ha de realizar para conseguir madurar. Pasos necesario todos ellos, para en primer lugar ser consciente de su adición y en segundo lugar superarla volviendo a ser una persona plena.

Creo que refleja bastante bien el modo de pensar de una persona adicta/consumidora de drogas recreativas. O al menos se asemeja a alguna que he conocido pero que todavía no ha sido consciente de su problema. También me ha gustado como explica las sesiones de terapia de grupo... que son bastante similares a las que yo he asistido. Pese al drama y panorama (una drogadicta que no reconoce sus problema, y a la que sus padres llevan medio engañada a un centro de desintoxicación (supuestamente lleno de famosos)) que se representa en la novela, lo hace desde un punto de vista vital y optimista.

Como poco a poco las cosas que dabas por echo que eran de un modo, no so eran así en absoluto. Que no se puede hablar de blanco o negro, sino de toda una gama de colores, y poco a poco nos reconstruimos para lograr ser personas plenas.

Por supuesto, como en todas las novelas de la Keyes, aparecen situaciones que se asumen casi como propias (en las que nos hemos visto inmersas alguna vez en nuestra vida), y como sus pensamientos no eran muy distintos de los nuestros. Como siempre, ayudando a desdramatizar lo que a veces se nos presentan como grandes catástrofes en nuestras vidas (engordar unos kilos, una situación ligeramente embarazosa)..., aunque no sean mas que chorradas en un mundo global en el que mismamente en Gaza hoy, siguen asesinando y cometiendo genocidio contra un montón de PERSONAS, sin ni siquiera prensa que pueda contarlo, y lo que es peor justificándolo tanto unos como otros. Ni tan siquiera Europa les ha llamado la atención.

Al final de la novela, pues había que darle un final espectacular, un tanto cursi, pero muy bonito. Y aunque en general las cosas no son así, a nadie le amarga un dulce de vez en cuando.

En conclusión, engancha desde el primer momento, resulta divertida, amena, graciosa... nos enseña que también se puede salir de situaciones dificiles y complicadas, nos llena de optimismo, y hasta nos hace pensar que existe algún que otro buen chico. ¿Alguien quiere mas?

Título: Rachel se va de viaje

Autor: Marian Keyes y en wikipedia

Traducción: Gemma Rovira Ortega, y creo que hasta tiene facebook

Editorial: Idealibro


608 páginas

2 comentarios:

vic dijo...

Personalmente, Espido Freire siempre me ha parecido un poco pedante. A mí me pasa un poco como a ti. A pesar de leer libros como "Kafka en la Orilla" y grandes clásicos de la literatura inglesa y norteamericana (deformación profesional), de vez en cuando, necesito leer cosas como la de "la Keyes". Sobre todo porque, como tú dices, los días son muy largos y duros y al llegar la noche uno no puede concentrarse en cosas tan serias...Así que ¿qué más da lo que piense Freire? Lo mismo ella tiene el Hola en la mesilla.

un saludo

Wunderk dijo...

Sí, vale que no es literatura de alto nivel pero se pasa buenos ratos leyendo a Marian Keyes. Lo único malo es que al final todas las novelas se parecen porque salen siempre los mismos temas. Bueno, al fin y al cabo las protagonistas son las hermanas Walsh, que al final le coges cariño a la familia. Así que cuando emprendes una novela de ella ya sabes a lo que atenerte.

Por eso hace tiempo que decidí leer estas novelas en inglés, porque aunque me cueste trabajo, no son muy complicadas y se pueden leer bien.

Cuánto lloré con la última que leí de ella, por cierto: "¿Hay alguien ahí fuera?". La verdad es que me gustó y lo digo sin complejos.

Una de mis preferidas es la del Sushi porque fue la primera de toda la serie que me leí.