lunes, septiembre 28, 2009

MUJERCITAS DE Louise May Alcott


Tenía ganas de leer este libro.  Recuerdo que un montón de veces siendo yo niña pusieron la pelicula del mismo nombre en la televisión, y a mi padre apagándola porque decía que era una cursilada y que sólo podía servir para contribuir a la ignorancia de la mujer.  Así que como siempre que hay algún tipo de prohibición o censura surgió mi interés en esta novela.

Después de leerla, no me queda mas remedio que darle la razón a mi padre, y me fastidia tenérsela que dar.  Se que muchos dirán que es la traduccion de la editorial molino, que dicen que no coincide con la versión inicial del libro,  pero que reciéntemente ha aparecido una nueva traducción

Según la voz de Asturias
 "La novela dejaba traslucir el bagaje ideológico de May Alcott y un talante feminista que, pocos años después, la llevaría a involucrarse en luchas sufragistas. Aquel primer Mujercitas contenía observaciones de tipo social, sobre la condición de la mujer y la clase obrera y términos que, en boca de las cuatro hermanas March, se consideraron vulgares."

Y aunque algo se deja traslucir en algunas frases,e ideas como que la mujer tiene que trabajar y matenerse tiene que cambiar mucho, o ser exagerados los que hablan de tal diferencia.  En El Mundo, hablan de capítulos enteros eliminados.  Lo cierto es que me he quedado sin ganas por el momento de leer la versión de lumen, y de leer la seguna parte de mujercitas (buenas esposas), que las ediciones actuales los publican juntos, y en las adaptaiones cinematográficas está también incluido.

"-Las muchachas americanas- dijo rápidamente Brooke- aman la independencia tanto como la amaron sus antecesores, y son admiradas y respetadas porque saben bastarse a sí mismas en todas las ocasiones. (Cap. XII Campamento Laurence)
Lo cierto es que encontrar esto, me sorprendio gratamente, y alegró.  No lo niego.  Entre tanto "su belleza radicaba en su hermosa cabellera..."  Me llamó mucho la atención.

Si que me ha sorprendido toda la influencia, continuas referencias... a Dios...  No sé, pero no me lo imaginaba.

Sin duda, tiene algunas frases que no tienen desperdicio.  La tímida Beth se encuentra a gusto hablando con un chico que tiene una pierna mal.  Lo que dice Jo es:
"¡Pobrecilla! -Se compadece y por eso le atiende y se dedic a él- dijo Jo, sonriendo a su herman desde el campo de Croquet."
"-Siempre he dicoque era una santa- añadió Meg, como si ya no hubiera duda de ello." (Cap. XII Campamento Laurence)
¿?
¿Si mantienes una charla con alguien con algún tipo de minusvalía, y le tratas de igual a igual eres un santo?  Yo pensaba que el no hacerlo así es de cabestros.

"-¿Cómo se porta Meg?-  preguntó Laurie.
-Hace todo lo que puede, pero ella no quiere a Beth tanto como yo, no la echaría de menos como yo.  Beth es mi conciencia y no puedo perder... no puedo... no puedo..." (Cap. XVIII Días Sombrios).
¿?
En fin, creo que no hace falta que haga ningún comentario a esa frase de Jo.

Título:  Mujercitas
Título orginal:  "Little Woman"
Autor:  Loise May Alcott
Traducción: Es la tradcción de la Editorial Molino.  No dice quien es el autor.
Editorial:  RBA coeccionables.

2 comentarios:

Wunderk dijo...

Vaya, Robin, a mí nunca me prohibieron ver o leer nada... y la verdad es que lo agradezco.

Este fue un libro mío de cabecera cuando era bien pequeña... estaba en la biblioteca de mis padres y es de esos con muchas letras que no se lee cuando uno es pequeño.

Es de esos libros que quiero releer y que probablemente ahora, casi treinta años después, no sé si disfrutaría tanto. Me compré hace poco la nueva edición completa y la tengo pendiente de leer.

Tengo muy buen recuerdo y fíjate que yo creo que sí que me gustaría otra vez (aunque reconozco que ahí está, en la estantería). Jo fue siempre un personaje que me fascinó, una chica fuerte y con empuje que consigue cierta "independencia", a pesar de la época. Con todas las limitaciones, por supuesto.

Un saludico.

Robin dijo...

Hombre, prohibir prohibir... no porque el libro no estaba en casa. Pero si quitar la peli,con comentarios espectivos acerca de la pelí, la ñoñería... Lo que no deja de ser otro modo de censura. Yo no me atrevía ni a decir que la quería ver, o que quería libros de M Alcott, así que podemos considerar que sí, estaba prohibida. Pero ya se sabe que el efecto siempe es el contrario, y allí se mantuvo la curiosidad.

Imgino que si lo hubiera leído bastante mas jovencita, me habría gustado, pero ahora coincido con lo de la ñoñería...

Sin embargo, de lo que más me acuerdo es del día siguiente en el colegio, que todas mis compañeras la habían visto, ls había encantado, y se pegaban varios días hablao de la misa. Creo que en definiva, eso es lo que más me molestó. Con lo que me hubiera gustado conocerla tan bien, y poder hablar de ella tanto como mis compañeras.