martes, abril 03, 2012

"LA BUENA SUERTE" de Alex Rovira Celma y Fernando Trias de Bes

Este libro, hace ya tiempo que lo leí.  Como me viene pasando de una temporada a esta parte, se trata de otro libro más que no me ha gustado.

Me lo prestó mi tía, con grandes alabanzas hacia el mismo, absolutamente convencida de que nosotros mismos logramos nuestra felicidad, etc.

Inmersos en la crisis que nos encontramos, e intuyendo ligeramente lo que están pasando esos más de  cinco millones de parados en España y sus familias, me parecen casi ofensivos algunos de los planteamientos del libro.

Recuerdo un amigo, que tras estar casi un año en paro... encontró trabajo.
Ha trabajado siempre de comercial, y por supuesto en cuanto se quedó en paro, se dedicó a formarse y acudir a todos los cursos que ofertaba el INEM.

Uno de los primeros que hizo, fue de técnicas para la búsqueda de empleo, y contaba como muchas personas de mas de 50 años, que llevaban mas de un año en paro, estaban completamente hundidas por el panorama que tenían, y la increidulidad cuando les decían que lo más importante para el trabajo no era la edad, y que una buena formación podía inclinar la balanza de su lado etc.

En un principio, él estaba bastante optimista intentando labrarse el futuro, siguiendo todos los consejos que le daban y seguro de todos los consejos e indicaciones que le habían dado en esos cursos psicólogos, expertos en selección de personal, etc.

Tras casi un año en el paro, formando ya parte del colectivo "desganado" y que no mostraba esa avidez y optimismo iniciales para encontrar trabajo, consiguió un ansiado contrato laboral.  Pero como esto no un cuento, hay que contar que el trabajo que ha conseguido este chico de 36 años es de 8 horas a la semana, pero claro que los de más de 50 no han conseguido ninguno.  ¿Realmente se atreverían a decir los autores a estas personas que tienen que encarar la vida con optimismo y queriendo vencer las dificultades?

Indudablemente el estado de ánimo y la forma y manera de encarar la vida nos van a proporcionar que nuestra calidad de vida se mucho mejor, pero partiendo de unos mínimos.  Todo eso está muy bien si se cumplen unos mínimos, pero creo que para muchas personas el libro es papel mojado.

Tengo que reconocer que últimamente pertenezco a ese grupo que opina que estos libros son un invento americano y capitalista que  pretenden que nos sintamos "a gusto" y "felices" con nuestras "vidas mediocres" y así no queramos cambiarlas ni modificarlas.  Si eres un desgraciado, te explotan en el trabajo si tienes la "dicha" de poseerlo... no te preocupes, se feliz y toooooooooodo cambiará... sin cambiar nada, que eso es lo que le interesa al capital.  Y claro, lees la biogorafía de los dos autores en wikipedia (link abajo) y te das cuenta del rasgo de que ambos son economistas.... lagarto lagarto...

En su defensa decir que es muy breve y que para todas aquellas personas les sirve para sentirse mejor y más a gusto con su vida pues bienvenido sea.

Argumento (de la casa del libro): Hace mucho tiempo, en un reino lejano, Merlín convocó a todos los caballeros del reino y les dijo: «en siete noches, el Trébol Mágico de las Cuatro Hojas, el trébol que proporciona suerte ilimitada al que lo posee, nacerá en algún lugar del bosque encantado».
¿Quién aceptará el reto de ir al Bosque Encantado en búsqueda del Trébol Mágico?
Con esta frase comienza la leyenda de La Buena Suerte, un libro inspirador y extraordinariamente positivo: una fábula mediante la cual se desvelan las claves de la Buena Suerte y la prosperidad tanto para la vida como para los negocios.
Conoce los 10 mandamientos para hacer que la buena suerte se convierta en aliada.
Título:  La buena Suerte.  Claves de la prosperidad
Editorial:  Empresa Activa
125 páginas

p.d.  Creo que no hace falta que realice ningún comentario acerca del contrato condiciones, etc que ha logrado este amigo.

3 comentarios:

Chelo dijo...

A mi también me recomendaron tanto el libro que al leerlo me decepcionó.
Lo vi como un cuentecito y nada más y desde luego nada que ver con El Principito con el que algunos periodistas han querido compararlo.
Un abrazo

croix dijo...

Tienes razón. Estos libros no tienen un enfoque social, como si el funcionamiento económico y político fuese mandato divino y no se pudiese cambiar.

Saludos.

Robin dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Chelo. Comparto contigo la impresión de que cualquier parecido con "Le Petit Prince" es pura coincidencia.

Gracias Croix,no se si mandato divino o no, pero está claro que mucho ánimo para cambiarlo no se nos da.