domingo, junio 29, 2014

LA PLAYA DE LOS AHOGADOS de Domingo Villar

Creo que esta entrada  la tenia pendiente del verano pasado.

Me gustó la crítica de este libro que hizo un blog que sigo, el lector malherido, así que como buscaba un libro para evadirme por completo, opté por el mismo.  Lo que he obtenido del mismo es lo que esperaba, que para el veranito está muy bien.

El personaje que mas me ha gustado, no lo voy a negar, es Rafael Estévez, que para algo es de Zaragoza y aragonés.  Ahora eso sí, no somos tan bruticos como le parece a este señor.  Es el consuelo que me queda, que los gallegos no sean tal y como aparecen en el libro.  Sin lugar a dudas, a mí me pasaría como a Estévez, me desesperaría.  Mi abuelo, siempre acababa diciendo "mas vale una vez colorao que cien amarillo", pero me parece a mí que no todo el mundo está de acuerdo con esta afirmación.  Mira que decir al inicio del libro que Estévez no es muy listo... ya le vale ya.


También he encontrado un blog (viajes desde mi sillón), que está muy bien, en el que podemos recorrer de la mano de la novela lo que va apareciendo, paisajes, playas, bares...

Además he leído que actualmente están rodando una película, así que habrá que verla, y hacer comparaciones... aunque sean odiosas.  Seguro que no me gusta en absoluto como presentan a mi Estévez...

Le hicieron una entrevista en Pagina2, y como me gusta bastante el programa, la he puesto.  Cuando la he escuchado, no me podía creer que hiciera gala de lo "guay" que es ese carácter gallego.




Y este es el video que hicieron desde la editorial Siruela para promocionar el libro.


Argumento: Vuelve, en esta segunda y esperada entrega, el detective gallego de Ojos de agua (Siruela, 2006) Leo Caldas. Una mañana, el cadáver de un marinero es arrastrado por la marea hasta la orilla. Si no tuviese las manos atadas a la espalda, Justo Castelo sería otro de los hijos del mar que encontró su tumba entre las aguas mient ras faenaba. Pero el océano nunca ha necesitado amarras para matar. Sin testigos ni rastro de le embarcación del fallecido, el lacónico inspector Leo Caldas se sumergirá en el ambiente marinero del pueblo, tratando de esclarecer el crimen entre hombres y mujeres que se resisten a desvelar sus sospechas y que, cuando se decidan a hablar, apuntarán en una dirección demasiado insólita. Un asunto inoportuno para Caldas, que atraviesa días difíciles: Alba ha vuelto a dar señales de vida, el único hermano de su padre está gravemente enfermo y su colaboración en el programa de radio se está volviendo insoportable.

Título:  La Playa de los Ahogados
Traducción:  Domingo Villar
Editorial: Siruela