viernes, diciembre 26, 2014

LA NAVIDAD ES TRISTE PARA LOS POBRES John Cheever

Porque por muy triste y ruin que nos parezca todo, las penas con pan son menos penas.

He encontrado este relato por internet, y como la fecha coincidía lo he leido.  Apareció en "The New Yorker" en 1949

Me encanta este trozo, en que reflexiona el ascensorista:
"Según sus cálculos, el trayecto medio venía a tener unos doscientos metros, y, cuando pensaba en los miles de kilómetros que había recorrido sin moverse del sitio, cuando se imaginaba a sí mismo conduciendo el ascensor a través de la bruma por encima del mar Caribe y posándose en una playa de coral de las Bermudas, no atribuía a la naturaleza misma del ascensor la estrechez de sus viajes: para él, los pasajeros eran los culpables de su confinamiento, como si la presión que aquellas vidas ejercían sobre la suya le hubiese cortado las alas."

El relato me ha gustado mucho, y creo que ha sido muy apropiado para un día como hoy.

Título:  La Navidad es triste para los pobres.
Autor:  John Cheever