miércoles, diciembre 17, 2014

NAZION PROZAC de Elizabeth Wurtztel


Otro libro comprado por Internet.

Lo cierto, es que descatalogado ya, y sin versión digital, si no es en librerías de viejo, o por compra online, resulta difícil encontrarlo.

Tenía mucha curiosidad por el libro, no entraré en todos lo motivos que me han llevado a leerlo, pero recuerdo cuando se publicó en España y el revuelo que se generó.  Lo tenía en una estantería cogiendo polvo, hasta que un día por fin, me encontré con suficientes ganas, como para iniciarlo.

Cotilleando por internet, resulta que Lucia Etxebarria copió párrafos enteros para su "Amor, curiosidad, prozac y dudas".

Se nota que han pasado los años por el libro.  Cuando se escribió era algo absolutamente novedoso, hablar tan crudamente y desde dentro la depresión.  A fecha de hoy, aunque sigue siendo muy interesante, ha perdido parte de su frescura.  La generación X, ya se ha hecho adulta, como todas las anteriores.

Sin embargo, me choca, que no haya referencias de esta autora en wikipedia en castellano, ni que se tradujeran ya ninguna de sus siguientes obras (aunque me ha aparecido por allí, uno del 2002 que se llama "Seamos estupendas").  Parece que fue flor de un día.

La depresión ataca de muchas maneras, y a muchas personas.  Todos conocemos en mayor o menor medida a personas que la han padecido, y las consecuencias tanto para los propios pacientes, como las personas que los rodean y lo que se puede decir es que es muy dolorosa.

Si alguien ha tenido cerca a algún depresivo medicado, hace ya algunos años, coincidirá conmigo en que el paso de los farmacos tricíclicos (triptizol...) a otro tipo de fármacos, fue un gran paso.  Y que la aparición de la fluoxetina, fue un gran avance. 

Cada depresión, como cada persona, es única, pero tienen cosas en común. 

Según la rae, y en la acepción que nos interesa la cuarta, nos dice
4. f. Psicol. Síndrome caracterizado por una tristeza profunda y por la inhibición de las funciones psíquicas, a veces con trastornos neurovegetativos.

Y esto es muy amplio... Si miramos en wikipedia, nos dan ya muchas mas pistas, pero claro, volvemos a lo mismo, cada uno está triste a su manera.  Por tanto, cada depresión, es única.  Sin embargo, decir que me ha sorprendido muchísimo, que a lo largo de todo el libro no hace más que hablar de sus amigos constantemente.  Y me resulta complicado creer que en semejante estado, se puedan tener tantos y tan buenos amigos.  Realmente me pregunto como se mantiene una amistad durante el primer año de carrera, y siguientes bajo esas condiciones (no son amistades que se basen ni en el tiempo, ni en grandes "aventuras" vividas que forjan una amistad).  La verdad, es que ese aspecto del libro es el que menos creíble me ha resultado.  Bueno, mas que inverosimil, digamos que el mas sorprendente.  

Lo de los numeritos y escenitas, me resulta muy creíble, pero no creo que fuesen por pasar por una depresión, sino que añadiría (todo esto es una hipótesis sin el más mínimo fundamento científico) que en su personalidad, y con las circunstancias que tenía, habia un componente histérico*  bastante importante.

* histeria:  (2. f. Estado pasajero de excitación nerviosa producido a consecuencia de una situación anómala.) 

En definitiva, creo que el libro está bien, porque es desde el prisma de una persona que ha padecido esta enfermedad, y seguramente, puede servir para que otros puedan hacerse una idea mas o menos de por donde van los tiros.  Eso sí, decir que al final, puede resultar un poco repetitivo.

Contraportada:  
Elizabeth desperataba a diario sabiendo que dada hora traería un vendaval de dolor y angustia.  Por eso convirtió el sexo en un acto desesperado con que conjurar el vacío, el amor en una obsesión abocada al fracaso y las drogas y el alcohol en una búsqueda vana de placer.

La puerta de salida al infierno de Elizabeth tenía un nombre: Prozac, el fármaco que se ha convertido en la panacea d elos años 90.  Merced a esta sustancia química, muchas personas han recuperado el deseo de vivir, pero su uso se ha vuelto polémico.  Algunos lo definen como una droga blanda, otros lo consideran el estimulante ideal de yuppies, y todos intuyen que esta pequeña cápsula blanca y verde va a marcar el tono emocional de los últimos años del milenio.

Elizabeth Wurtzel -joven periodista de la revista Rolling Stone- expone aquí el horror de su propia existencia.  Pero Nación Prozac va más allá del relato autobiográfico para convertirse en un informe generacional que nos habla de hombres y mujeres jóvenes que han alcanzado la madurez atrincherados en lacultura del divorcio, de la inestabilidad económica y del sida.  He aquí un relato desgarrado que es también un grito de auxilio en busca de un futuro libre de paraísos artificales.

Título:  Nación Prozac
Titulo original:  Prozac Nation
Autor:  Elizabeth Wurtzel
Traducción:  Miguel Martínez-Lage
Editorial:  Ediciones B, grupo Zeta  1ª Edición marzo 1996
494 páginas